Martes, 26 Marzo 2019 19:12

Fuentes: los intereses de la deuda restarán más recursos a los demás ministerios

Escrito por Lourdes Quintanilla

Pagar los intereses de la deuda que tiene el Gobierno está restando recursos a otras dependencias del Gobierno, advirtió el titular del Ministerio de Hacienda (MH), Nelson Fuentes.

 

 

Los compromisos financieros del Gobierno tienen diferentes plazos de pago y se cumplen igual que cualquier préstamo: se pagan intereses y se paga capital. Esto se llama el servicio de la deuda y, de acuerdo a Fuentes, es uno de los principales desafíos para la administración pública del país.

Por ejemplo, en 2018 el Gobierno pagó US$717.5 millones en intereses por la deuda y, para este año, prevén un incremento de US$38 millones.

Solo el pago de los intereses “ya está ganando más que las carteras”, dijo Fuentes, durante su discurso en el XXXI Seminario Regional de Política Fiscal, organizado por la CEPAL. Las carteras son los diferentes ministerios en el país, que dependen por completo del fondo general que administra Hacienda. El funcionario lo ilustró como una proporción del Producto Interno Bruto (PIB), porque así se puede determinar cuánta capacidad hay en la economía para manejarlo. De acuerdo a Fuentes, los intereses de la deuda requieren ahora una cantidad de fondos públicos comparables con el 3 % del PIB, pero en 10 años esa cantidad será de 5 % (del PIB).

Además, hay cinco vencimientos de deuda en los próximos 10 años, contando a partir de  2019. Esto significa que se tendrá que pagar la totalidad del saldo que se debía para cinco paquetes de deuda. Por ahora, el pago de US$800 millones que corresponde a este año ya está resuelto, porque ya dio autorización de la Asamblea Legislativa.

Según el ministro, el financiamiento del sistema de pensiones pone una carga pesada sobre los recursos disponibles del Gobierno. “El destino de la deuda siempre fue el sistema de pensiones. Desde que se creó el nuevo sistema de pensiones, hemos seguido haciendo endeudamiento para eso”, comentó en el seminario. El nuevo sistema entró en vigencia en 1998 y ha pasado por tres reformas que no han alterado su esencia, pero sí han cambiado la manera en que el Gobierno le asigna recursos.

La más reciente es la reforma de 2017, que dejó el pago de las pensiones mínimas en un fondo especial que ya no alimenta el Estado, sino que los mismos trabajadores activos con sus ahorros. Otros problemas como incluir a más trabajadores en el ahorro formal, o pagar mejores pensiones, quedaron para después. La reforma de 2017 “no sirvió para resolver los problemas sociales, sirvió para resolver los problemas financieros del alto nivel de endeudamiento”, agregó el ministro.

El total de la deuda pública sin pensiones es de US$13,476.6 millones. Pero al agregar los compromisos por pensiones, el saldo sube a US$18,401 millones. Ambos datos corresponden a 2018.

Un problema histórico

Fuentes indicó que el desequilibrio entre los gastos y los ingresos del Estado se arrastra desde hace 40 años, y que eso propició que hubiese un alto endeudamiento y una baja inversión pública. Además, indicó, El Salvador necesita crecer más del 3 %.

Además, el funcionario mencionó que como El Salvador no usa su propia moneda, tampoco puede hacer política monetaria, para influir sobre los precios o sobre el dinero que circula, por ejemplo. Nada más puede incidir de manera directa a través de la política fiscal, por lo menos desde el ámbito público.

“El rol de la política fiscal es como el que va en la bicicleta en un alambre queriendo ir solo con una sola pierna. Con una pierna, porque la política monetaria no existe. Y ahora nos hemos acostumbrado a trabajar de esa forma”, sostuvo.

Entre las medidas que han adoptado están los candados para el uso de los recursos. Así, con la Ley de Responsabilidad Fiscal quedó establecido que el gasto administrativo (bienes, servicios, remuneraciones) no debe crecer a un ritmo más acelerado que la economía en su conjunto. Además, cuando haya cambio de Gobierno en el Ejecutivo, no se puede exceder las dos quintas partes del gasto asignado para el año –dentro del presupuesto– antes del 1 de junio.

Las recomendaciones finales que hizo Fuentes incluyen fortalecer la posición frente a los organismos internacionales en cuanto a la equidad en el financiamiento y lograr “las mejores condiciones financieras” para los países.

Modificado por última vez en Martes, 26 Marzo 2019 22:36