El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobó una cooperación técnica no reembolsable por un total de US$200 mil para apoyar de forma inmediata a El Salvador en la atención de la emergencia causada por la reciente tormenta tropical Amanda.

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes detalló que la administración del Presidente Nayib Bukele, “no se va a endeudar en el mercado internacional con tasas de interés altas”, para conseguir el financiamiento para sacar adelante la economía salvadoreña, tras la Covid-19 y las lluvias.

El Ministro de Hacienda detalló que el Ejecutivo ha designado US$5 millones para atenuar los estragos ocasionados por las tormentas tropicales, de las últimas horas, que han dejado a más de 30 mil familias afectadas y a más de 12 mil personas resguardadas en albergues.

La Asamblea Legislativa cuenta con solicitudes de financiamiento por más de $620 millones pendientes de autorización. La primera de estas solicitudes fue recibida el pasado 7 de mayo.

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) detalla en su Informe de Coyuntura Económica que la situación fiscal del país ya era frágil antes de la pandemia, la deuda del sector público no financiero (SPNF) pasó de 50.8% del PIB en 2008 a 71.4% a 2019 y con la pandemia se traduciría a más del 93.9%.