Sábado, 17 Octubre 2020 14:27

Pandemia por COVID-19 elevo el número de personas con hambre en el mundo

Escrito por Cindy Moreno
Pandemia por COVID-19 elevo el número de personas con hambre en el mundo Cortesía PMA

“El mundo produce alimentos suficientes para todos, de modo que no es un problema de escasez sino de acceso a alimentos nutritivos y accesibles”, dijo el Director Ejecutivo del PMA, David Beasley.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) conjuntamente con sus agencias hermanas llamo a la acción global para mejorar los sistemas que producen y distribuyen los alimentos que comemos, de manera  que se encuentren en condiciones de resistir el impacto de las crisis, como la pandemia de COVID-19, que disparó los niveles de hambre en el mundo.

El impacto socioeconómico de la pandemia en muchos países, específicamente la pérdida de ingresos y las remesas, está agravando los riesgos relacionados con conflictos y el cambio climático. El número de personas con hambre aguda en el mundo podría aumentar en más de 100 millones este año, según estimaciones del PMA. El riesgo de una hambruna es muy real para aquellos países particularmente frágiles.

David Beasley, Director Ejecutivo del PMA  afirmó “Los pequeños agricultores de los países en vías de desarrollo necesitan apoyo para producir alimentos de una manera más sostenible, luego almacenarlos y transportarlos a los mercados  y  en última instancia, mejorar sus propios medios de vida. Cuando los alimentos salen del campo, pasan por la cadena de suministro y llegan a la mesa de las personas de manera justa y eficiente, todos ganamos".

El Programa Mundial de Alimentos, que la semana pasada fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre, cuenta con una amplia experiencia en la compra y distribución de alimentos. Cada año, el PMA aumenta la cantidad de alimentos que compra localmente de los pequeños agricultores, brindando capacitación en el almacenamiento pos-cosecha y en cómo acceder a los mercados. El objetivo es construir sistemas alimentarios dinámicos que contribuyan al desarrollo de la agricultura de base comunitaria y al fortalecimiento de las economías nacionales.
La necesidad de una acción concertada para mejorar la producción agrícola, al mismo tiempo que se mejoran las cadenas de suministro mundiales y se pone fin al desperdicio de alimentos, se reflejó en el tema del Día Mundial de la Alimentación de este año: “Cultivar, nutrir, preservar. Juntos". Las tres agencias con sede en Roma, el PMA, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), pidieron inversiones sostenibles en los sistemas alimentarios para lograr dietas saludables para todos. Sin grandes mejoras en la cadena de suministro de los alimentos, muchas naciones frágiles se volverán cada vez más vulnerables a la volatilidad financiera y a las crisis climáticas.

Ningún gobierno u organización puede alcanzar estos objetivos por sí solo. Se necesita más que nunca de la solidaridad global para ayudar a todas las personas, especialmente a las más vulnerables, a enfrentar las crisis que enfrenta el planeta: múltiples conflictos, el cambio climático y la COVID-19.