Viernes, 01 Marzo 2019 17:58

Hacienda calcula dejar US$1,000 millones disponibles para la próxima gestión en el Ejecutivo

Escrito por Redacción Dinero

El próximo Gobierno entrará en funciones en junio próximo y entre sus necesidades de corto plazo está cancelar deudas que se habían adquirido con inversionistas años atrás. El titular del Ministerio de Hacienda (MH), Nelson Fuentes, explicó que están trabajando para dejar el dinero apartado antes de dejar el cargo.

Para 2019, por ejemplo, está programado el pago de US$800 millones que el Estado salvadoreño captó originalmente en 2009, con bonos, desde el mercado de inversionistas.  El tiempo para devolver ese dinero prestado vencerá en diciembre de este año.

Los fondos propios, detallados en el plan de gasto público anual, no alcanzan para pagar a estos inversionistas en el tiempo indicado; por tanto, el ministerio decidió acudir otra vez a ese mercado, volver a captar los $800 millones y cancelar con eso. Es como cuando un consumidor abona a una tarjeta de crédito usando otra de sus tarjetas, con tal de no atrasarse. Para el caso de los gobiernos, los bonos son como sus tarjetas de crédito.

Fuentes dijo, durante una entrevista con la Radio Club el viernes por la mañana, que trabajarán para dejar este dinero apartado y, además, dejar otra cantidad para atender las necesidades de plan de gastos.

El primer paso es celebrar el evento en el que los inversionistas confirman que prestarán de nuevo el dinero, es decir, tienen que celebrar la colocación de los bonos. Esta maniobra ya la aprobaron los diputados. Luego, cuando reciben el dinero, lo depositan en las cuentas del fisco. “Vamos a salir al mercado en algún momento de este semestre y eso implica que van a existir recursos para seguir financiando el presupuesto. Vamos a dejar los US$800 millones resguardados, para el pago de vencimiento de la deuda de diciembre, en una cuenta específica en el Banco Central (de Reserva)”, dijo Fuentes.

Nelson Fuentes, ministro de Hacienda

La otra cantidad es también un préstamo. Las autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobaron prestarle al país US$200 millones para ponerlos a disposición del presupuesto, de uso libre. Este tipo de crédito se conoce como de “apoyo presupuestario”. Como es una obligación que asume el Estado, es necesario que lo apruebe la Asamblea Legislativa en dos votaciones. “Vamos a dejar gestionado, si es posible aprobado —ya en segunda vuelta— los $200 millones del BID, que son financiamiento del presupuesto”, explicó Fuentes.

“No creo que haya inestabilidad en la caja (este año). Sí creo que se necesita tener criterios claros de cómo administrar la caja”, sostuvo Fuentes. La caja es el dinero de acceso inmediato con el que cuenta la administración pública.