Domingo, 18 Septiembre 2016 21:57

Cooperativas financieras piden una superintendencia especializada e incentivos

Escrito por
Mujeres emprendedoras no tendrán que acudir a usureros para solventar sus problemas económicos Mujeres emprendedoras no tendrán que acudir a usureros para solventar sus problemas económicos Cortesía

Actualmente la Comisión Financiera de la Asamblea Legislativa estudia la opción de controlar de mejor manera a las Cooperativas Financieras, porque aseguran que el mismo Estado financia algunas de sus líneas para que éstas ayuden a las personas que acuden a ellas por préstamos; sea para solventar un déficit económico o iniciar sus propios negocios.

El Presidente de la Junta de Vigilancia de BANCOVI, Juan Pablo Durán, explicó que a la fecha y a menos de un año de haber iniciado operaciones como el primer Banco Cooperativo, han otorgado 3 mil créditos a mujeres que poseen sus propios negocios, en ocasiones, en mercados o venta de algunos productos, antes acudían a usureros; por lo que creen que los bancos cooperativos realizan una gran labor para sacar adelante a la población.

Durán asegura que ellos son los primeros en aplaudir los esfuerzos que se realizan el Ministerio de Economía (MINEC), la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) y el Banco Central de Reserva (BCR) en la Asamblea Legislativa en materia de fiscalización a las cooperativas financieras, pero aseguran que también se necesita de incentivos.

El diputado por el FMLN en la Comisión Financiera, Calixto Mejía, señaló que actualmente las cooperativas financieras necesitan ser reguladas porque el mismo Estado les proporciona cierta ayuda para fomentar el otorgamiento de créditos a los pequeños comerciantes.

Sin embargo, Juan Pablo Durán señaló que aunque el Estado está obligado a financiar al sector cooperativo; muy difícilmente con US$1 millón de dólares que es el presupuesto de Instituto de Fomento Cooperativo, se pueda cumplir con ese mandato Constitucional.

Agrega que no cuentan ni siquiera con un equipo especializado para realizar auditorías apropiadas; mucho menos para incentivar y no es que estén en contra, pero requieren más que fiscalización, un fomento.

“Comprendemos a las cooperativas hermanas que este es un tema difícil; regular, significa cambiar muchas áreas. Por eso nosotros desde un inicio hemos estado convencidos que necesitamos una Superintendencia que se especialice en el sector cooperativo, debería haber una entidad que comprenda la naturaleza misma de las cooperativas, y por supuesto que estamos de acuerdo que haya regulación… consideramos que no se les debe tratar igual que los bancos comerciales”, explicó Durán.