Sábado, 21 Noviembre 2020 10:49

6 de cada 10 empresas retuvieron a sus empleados con reducción de horas, salarios entre otras

Escrito por Leslie Hernández Palacios

Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), menos del 20% de las empresas despidieron a sus trabajadores a pesar de la pandemia. La mayoría de las empresas (un 64 %) ajustó la nómina reduciendo las horas, los salarios u otorgando licencias pagas o no pagas a los trabajadores.

Mientras que, el mismo estudio muestra que las empresas que experimentaron mayores caídas en las ventas tuvieron más probabilidades de despedir a sus trabajadores, aun así, no lo hicieron drásticamente.

Por ejemplo, una empresa de 100 empleados y que registró una reducción promedio en las ventas de alrededor del 53% se redujo en promedio en solo cuatro empleados.

Las empresas de propiedad de mujeres y aquellas con más trabajadoras fueron más propensas a desprenderse de sus empleados cuando enfrentaban una crisis de la misma magnitud.

Visto desde una perspectiva regional, más empresas en África al sur del Sahara despidieron a sus trabajadores que en otras regiones.

Por otro lado, una cuarta parte de las empresas redujo los salarios y las probabilidades de disminuir los salarios fueron casi 10 puntos porcentuales superiores en las grandes empresas que en las microempresas (28% de las grandes empresas frente al 19% de las microempresas).

Los sectores más afectados, como las actividades relacionadas con el turismo, hicieron los mayores ajustes.

Las empresas del sector de alojamiento presentaron la mayor probabilidad de despedir a sus trabajadores (19%), otorgar licencias (51%) y recortar salarios (33%).

La caída de los ingresos causó dificultades financieras a la mayoría de las empresas. Más de la mitad de las microempresas y pequeñas empresas están en mora o esperan atrasarse en sus obligaciones financieras en los próximos seis meses.

La probabilidad de que las empresas en los países de ingreso bajo y mediano incurran en mora es casi un 50 % mayor que en los países de ingreso alto, poniendo de relieve la importancia de proporcionar apoyo a dichos países.

Por ejemplo, una empresa en Bangladesh o Sudáfrica tiene tres veces más probabilidades de retrasarse en sus pagos que una empresa en Grecia o Polonia.

Como se esperaba, los sectores más afectados tienden a tener mayores problemas financieros. Aproximadamente el 62% y el 56% de las empresas de alojamiento y preparación de alimentos, respectivamente, están en mora o prevén retrasarse en sus pagos en los próximos seis meses, en comparación con el 35% y el 43% de las empresas de servicios financieros y de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), respectivamente.

A pesar de los desafíos sin precedentes, aún existen oportunidades para crear un sistema económico inclusivo. Algunas soluciones son implementar programas de apoyo sólidos y e implementar reformas.

También, se debe monitorear la respuesta de las empresas ante las crisis y la eficacia de los programas de apoyo gubernamentales. A fin de lograrlo, se necesita en primer lugar disponer de una mayor cantidad de datos, y que estos datos sean de mejor calidad para adoptar políticas bien fundamentadas.

Modificado por última vez en Sábado, 21 Noviembre 2020 11:33