×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 53
Miércoles, 18 Noviembre 2015 16:56

FUSADES: aumentar salario mínimo y más impuestos no es la solución para hacer crecer la economía

Escrito por
FUSADES presenta Informe de Coyuntura del tercer trimestre de 2015 FUSADES presenta Informe de Coyuntura del tercer trimestre de 2015

En El Salvador, la población económicamente activa es por 2 millones 700 mil personas, de ello el 70% de las personas que trabajan están en la informalidad, por lo que aunque el salario mínimo se aumentara eso no les beneficiaría a ellos, por otra parte crear más impuestos lo que hace es desincentivar a los inversionistas, por lo que la solución para dinamizar la economía y pegar un salto de ese bajo crecimiento económico es crear más empleo y un buen clima de inversión, de lo contrario para 2016 no se verán cambios sustanciales, proyecta el Informe de Coyuntura de la Fundación para Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social, FUSADES, correspondiente al tercer trimestre de 2015.

 

“La política pública tiene que tener una consistencia. El aumento del salario y el aumento de los impuestos no crea más riqueza, parte del hecho que se está creando riqueza, pero si la economía no está creciendo, entonces cuando usted sube el salario mínimo o los impuestos le está poniendo un ancla a la economía y los beneficios al final no resultan como deseamos, enfatizó Álvaro Trigueros, del Departamento de Estudios Económicos (DEC) de FUSADES.

Según el informe, el crecimiento económico de 2015 es ligeramente superior al de 2014, por la caída de los precios del petróleo, sin embargo es muy lento y esto se traduce en una demanda de empleos insatisfecha, ya que de los 60 mil empleos que se requieren anualmente apenas se generan poco más del 10%; debiéndose a una negativa percepción en el clima de inversión, ya que al tercer trimestre de este año fue de -51.3, la segunda más baja en siete años afectada por la violencia y la incertidumbre en las políticas públicas.

Trigueros también expuso que el porcentaje de personas en pobreza aumentó 2.4% alcanzando 37.2% en 2014, mientras que la urbana aumentó en 2.7% (33.3%) y la rural en 2% (43.7%), esto fue impactado también por el incremento de precios de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) pues los precios de esta por persona de enero a octubre de este año aumentaron 5.2% en el área urbana y 6.4% en la rural.

Pedro Argumedo, también del DEC de FUSADES especifica que “si queremos reducir la pobreza y cambiar la estructura de más personas que estén en el mercado formal es importante recuperar el ritmo de crecimiento y generar nuevos empleos… por eso es nuestro énfasis que se genere un favorable clima de inversión para generar nuevas oportunidades de empleo, pero uno de los factores que reprime el clima de inversión es la incertidumbre en las políticas económicas y naturalmente el impacto negativo que provoca la inseguridad”.

También enfatizan en el alto déficit fiscal, ya que el Déficit Fiscal No Financiero asciende a US$499.3 millones a septiembre de 2015 comparado con US$586 millones al mismo mes en 2014; además el gasto público total aumentó US$41.4 millones equivalente 1%, sobre todo por las remuneraciones que se elevaron en US$61.3 millones.

En cuanto a los ingresos tributarios a septiembre de 2015 subieron US$113.6 millones, equivalente a 3.9% impulsado principalmente por el impuesto a las transacciones financieras (US$66.5 millones)

“Los ingresos del Estado no dependen únicamente de la política tributaria, sino también del crecimiento económico, y el problema más grande que El Salvador ha tenido, en la economía, durante los últimos diez años es el bajo crecimiento económico. Por ejemplo, nosotros hecho cálculo que si hubiéramos crecido 1% más desde 2000 hasta la fecha, ahorita los ingresos tributarios serían US$500 millones adicionales”

Aunque el gobierno ha hablado en diferentes ocasiones de una reforma tributaria, FUSADES asegura que esto puede tener un impacto momentáneo, que irá cayendo, además de ser “un mal consejero, pues puede llevar a implementar cualquier impuesto con tal de resolver un problema de caja de este año. Por lo que se debe reducir la polarización dando mensajes claros, tratar de trabajar en armonía con la empresa privada para crear condiciones de crecimiento.

Respecto al presupuesto general de la nación presentado para 2016 “no contempla todo el financiamiento requerido, con un faltante de US$578.9 millones, además de reflejar una discrepancia entre las necesidades de recursos para devolución de impuestos, por cerca de US$229 millones frente a un presupuesto presentado de US$4 millones”.

 

Para 2016 el análisis que presenta FUSADES el panorama no es muy alentador, ya que el crecimiento económico podría seguir al 2.4%, lo que no satisface las necesidades y demandas de los salvadoreños, por lo que insisten que se debe mejorar el clima de inversión y se reactivan nuevos empleos productivos, además de revertir la tendencia de la deuda pública, corrigiendo las deficiencias del proceso presupuestario y mejorando la eficacia del gasto público.