Lunes, 02 Septiembre 2019 13:51

Fusades estima un debate de pensiones más amplio para los salvadoreños

Escrito por

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), enfatizó un  debate de pensiones más amplio para que los contribuyentes estén más informados sobre la temática.

En los primeros meses de 2019, se han presentado a la Asamblea Legislativa ocho propuestas para modificar aspectos del Sistema de Ahorro para Pensiones, el tema ha cobrado relevancia en el debate nacional por la enorme trascendencia que tiene para las personas, ya que se trata de los ingresos que tendrán una vez retirados de su vida laboral.

Según Fusades en su último consolidado detalla que el tema de las pensiones es muy complejo, debido a que se presta a confusiones por la desinformación. Es necesario que se tenga una discusión informada, sana, respetuosa e inclusiva, basada en evidencia y análisis claros, evitando el riesgo que se adopten medidas que no sean realistas, y sin una clara comprensión del sistema o de las consecuencias de las mismas.

En este contexto, el objetivo de este documento, es aportar a un debate sano, en el cual se conozca y maneje la información de manera correcta y fundamentada. Es necesario, por ejemplo, tener claridad sobre el contenido de la reforma de 2017, así como cuáles son las causas que están tras el nivel de pensiones en la actualidad, que no están relacionadas con la reforma aludida.

El Salvador posee un Sistema de Ahorro de Pensiones que data desde hace 21 años, y a este se le han incorporado varias reformas, con distintas implicaciones para los diferentes segmentos de la población afiliada, como las aprobadas en 2002, 2003, 2006.

La más reciente, autorizada mediante el Decreto Legislativo (DL) 787 en septiembre de 2017, fue una reforma que modificó casi un tercio de la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP), y se aprobó en un escenario fiscal delicado.

Asimismo, algunos sectores señalan la conveniencia de efectuar una nueva reforma; cualquier  planteamiento al respecto, debería ser ampliamente debatido con los actores sociales claves trabajadores, empleadores, sector público, academia, entre otros– y que se realicen los estudios técnicos actuariales que demuestren la sostenibilidad financiera en el largo plazo del sistema de pensiones con las medidas que se estén considerando.

Por su parte, los especialistas que forman parte del “tanque de pensamiento”, expresaron que las pensiones están de nuevo en el debate público, y se han presentado a la Asamblea Legislativa ocho iniciativas de reforma a la Ley del SAP.Y es necesario que el debate sea sano, respetuoso, inclusivo e informado, y que los actores conozcan y manejen la información de manera correcta y fundamentada.

La reforma aprobada en 2017 implicó avances importantes en cuanto a mejorar el sistema de pensiones; no obstante, subsisten desafíos que se deben atender, como la baja cobertura por la elevada informalidad, la suficiencia de las pensiones y mejorar la rentabilidad del ahorro previsional.

El monto de las pensiones actuales para ciertos segmentos de la población está por debajo de sus expectativas, lo que está relacionado con el historial salarial de cada afiliado, y principalmente, con la baja rentabilidad que, por varios años, alcanzaron los fondos de pensiones, debido a la baja tasa de interés que el Gobierno pagaba por los CIP (inversiones obligatorias), lo que impactó en una menor acumulación de ahorro, y ha implicado pensiones más bajas.

Los programas de educación financiera que se desarrollan en el ámbito de pensiones, deberían incluir el traslado de información amplia y de calidad a los afiliados al sistema de pensiones, sobre las expectativas de sus futuras pensiones, con base en el desempeño de las variables que inciden en la cuantía que podrían alcanzar, con el objetivo de que estos puedan tener el conocimiento necesario para planificar mejor su futuro.

Se debería incentivar el ahorro previsional voluntario, como un componente importante para lograr mejores pensiones futuras.

Se debe evitar ofrecer a la población mayores pensiones con esquemas insostenibles, tal como era el del ISSS e INPEP, y actualmente el del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA), ya que estos trasladan el costo de mantenerlos a toda la población y ponen en riesgo la estabilidad macroeconómica del país. Toda propuesta de pensiones debe ser acompañada de un mecanismo de financiamiento sostenible.

Modificado por última vez en Lunes, 02 Septiembre 2019 14:42