Viernes, 13 Abril 2018 16:57

US$4,776 millones se destinaron en subsidios entre 2004 y 2017

Escrito por Dinero
US$4,776 millones se destinaron en subsidios entre 2004 y 2017 Referencia

Entre 2004 y 2017 se destinaron US$4,776.5 millones en programas enfocados en subsidios en El Salvador, según el análisis divulgado hoy por FUSADES.

Según el tanque de pensamiento, esto implica, por  ejemplo, el 26.7% de la deuda pública total (US$17,768.9  millones) del país.

FUSADES, señala que en 2004 se partió de un total de US$172  millones; posteriormente experimentaron un  marcado ascenso, tanto por precio internacional del  petróleo como por medidas, y alcanzaron un máximo  de US$513.6 millones, en 2012.

Asimismo, explica que a partir de entonces,  también por el precio internacional y otras medidas,  mostraron una disminución, hasta descender a US$254.2  millones en 2017.  “Diferentes gobiernos han realizado varias modificaciones en los subsidios, sin  que hayan mostrado una clara focalización en los más  pobres”, afirmó FUSADES.

De acuerdo al análisis realizado por la Fundación, por el lado del subsidio al agua, tanto por  la fuga de recursos  (personas que no son pobres pero  reciben el subsidio), como la falta de cobertura a los pobres (personas que viviendo debajo de la línea de pobreza, no lo reciben),  alcanzan una magnitud importante.

Explica que como porcentaje,  los beneficiarios del subsidio que viven arriba de la línea de pobreza, en relación con el total de población subsidiada, alcanzó en 2016, el 72%. Previamente al  incremento de las tarifas en 2015 era de 69.3%

Mientras  la población viviendo  en pobreza que no es beneficiaria del subsidio, en  relación con el total de población en pobreza, ascendió  a 71% durante 2016, el cual experimentó una leve  desmejora en relación con 2015 cuando alcanzó 69.5%.

Por el lado del gas, el ejercicio de FUSADES  indica que el grupo de personas que no son pobres pero  reciben el subsidio es superior a las a personas que viviendo debajo de la línea de pobreza, no lo reciben, y aunque deja por fuera una cantidad  relativa menor de población en pobreza que el subsidio  del agua, los recursos destinados a este programa son  alcanzados en su mayoría por personas que no son catalogadas en pobreza.  

El grupo de personas que no son pobres pero  reciben el subsidio  se incrementó levemente  en 2016, pasado de 59% a 61.6%.  Además, la cantidad de personas que viviendo debajo de la línea de pobreza, no lo reciben  desmejoró porcentualmente, al incrementar  2.5%; en  2015, este mismo grupo  alcanzaba 35.4% y en 2016, empeoró a 37.9%.

“Si bien los montos de los subsidios han disminuido en los últimos años, estos adolecen de fuertes deficiencias en relación con su focalización y continúan presentando  fugas importantes de recursos públicos y lo más  importante, no cumplen con el objetivo de facilitar el  acceso a los servicios básicos a hogares pobres. De la  evidente ineficiente focalización, en el caso de ambos  subsidios, resalta la necesidad de nuevos métodos de  focalización, lo cual no es fácil, debido a que deben  utilizar como referencia criterios diferentes que los del  consumo, que proporcionen una medición más precisa  de las condiciones previas de vida, o aplicar métodos  estadísticos que aumenten la probabilidad de realmente  conocer la situación familiar anterior al subsidio”, argumenta FUSADES.