El rebote que había visto el crudo desde los mínimos de finales de diciembre pareció estancarse en medio de las preocupaciones de que una guerra comercial entre Estados Unidos y China continuará, lo que pesa sobre la demanda.

El déficit comercial de Estados Unidos se alejó en noviembre de su récord en 10 años del mes previo luego que las importaciones cayeron más que las exportaciones, según un informe oficial divulgado el miércoles.

Menos petróleo extranjero está llegando a las costas de Estados Unidos, a medida que los recortes de producción de la OPEP se activan y las sanciones de EE.UU. sobre Venezuela reducen sus exportaciones.

Terceros países, entre ellos Brasil, México y la Unión Europea, ganarán si la guerra comercial entre China y Estados Unidos se agudiza, lo que ocurrirá en caso de que ambos países no alcancen un acuerdo que evite una nueva escalada arancelaria a partir del próximo 1 de marzo.

 

La economía estadounidense creó 304.000 empleos en enero, casi el doble de los 165.000 que esperaban los analistas. La tasa de paro, en cambio, repuntó desde el 3,9% hasta el 4%.