Jueves, 03 Enero 2019 16:49

Salvadoreños ya no tendrá que pagar US$80 millones de impuesto a operaciones financieras

Escrito por Dinero
Salvadoreños ya no tendrá que pagar US$80 millones de impuesto a operaciones financieras Referencia

Los bancos dejaron de cobrar el  impuesto a las operaciones financieras a partir del 1 de enero de 2019, según lo establecido en junio pasado la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

 

 

Tras conocerse la declaratoria de inconstitucionalidad (en junio), el Ministro de Hacienda, Nelson Fuentes informó que la recaudación por este impuesto es de al menos US$80 millones.

El cobro de este impuesto establecía el pago de un 0.25% por transacciones bancarias superiores a los US$1,000.

En ese mismo mes, el Superintendente del Sistema Financiero, Ricardo Perdomo explicó que la eliminación de este impuesto impactaría de manera positiva en los costos de los bancos, debido a que el impuesto limitaba los préstamos interbancarios. 

Perdomo declaró que para efectos de la liquidez de la economía es bueno que los bancos se presten entre sí, ya que impacta en los precios del dinero en el mercado.

“Bajo esa óptica esto va a ayudar de alguna manera para que los bancos utilicen los préstamos interbancarios, no solo los reportos de la bolsa, esto va a ayudar a mejorar la liquidez de la economía”, apuntó el Superintendente.

Asimismo, el titular de la SSF  afirmó que si bien eliminar este impuesto tendrá impactos negativos en el ámbito  fiscal del país, no obstante habrá una reducción en los costos de los bancos, que no tendrían que pagar este tipo de impuesto por los préstamos adquiridos en el exterior y con  los otros bancos, repercutiendo así  en una reducción del costo de los créditos.

Por su parte, en aquella oportunidad la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA) indicó que este tributo no representaba una contribución en la reactivación de la economía del país, ni a generar mayor empleo.

De acuerdo a la gremial bancaria, dicho impuesto “estimula la preferencia por el efectivo y las transacciones no bancarias, reduciendo el nivel de bancarización de la economía, favoreciendo, la informalidad, la corrupción, el crimen organizado y la elusión fiscal”.

Asimismo, remarcó que al aplicar este impuesto se incrementaron los costos por el efecto cascada que se provoca en toda la cadena de producción y distribución, incluidos los costos de financiamiento para el sector productivo al gravarse el desembolso de crédito afectando la competitividad de las empresas exportadoras y que castiga al consumidor local”.

ABANSA, también señaló que este impuesto provoca mayores contracciones en la inversión privada nacional e internacional, asimismo afecta la liquidez, debido a que empresas con operaciones internacionales prefieren otras plazas donde no se cobre este impuesto para mantener su liquidez y realizar pagos.

Modificado por última vez en Viernes, 04 Enero 2019 08:25