Domingo, 31 Mayo 2020 15:16

Sector privado podría iniciar labores el próximo 8 de junio si Ejecutivo sanciona la nueva ley de reapertura económica

Escrito por

Los legisladores emitieron un decreto de Ley de Estado de Emergencia Nacional, Salud Integral ante la Covid-19 y Reapertura Económica. El país tendrá que permanecer por ocho días más en cuarentena general, a partir de la vigencia de la ley. Los efectos de la normativa, emitida con el aval de 56 diputados, concluirán el veintisiete de septiembre del 2020.

Los legisladores emitieron el decreto 648 que contiene la Ley Especial Transitoria de Emergencia por la Pandemia COVID-19, Atención Integral de la Vida, la Salud y Reapertura de la Económica. La nueva normativa contempla un plan en cuatro fases para reactivar la actividad productiva del país, a partir del próximo 8 de junio con las medidas de higienización, en aras de salvaguardar la vida de los trabajadores y otorga estabilidad laboral.

La reapertura del estado de emergencia nacional durante 15 días, además establece la posibilidad de extender el período de cuarentena de no aplanar la curva, plantea tipos de cuarentena y aislamiento, además de las personas sujetas a estas.

La normativa busca priorizar la salud de los salvadoreños, disminuir los contagios por COVID-19 y enrumbar la economía nacional al permitir el funcionamiento de las empresas. Además, los hospitales y laboratorios privados podrán atender a pacientes con COVID-19 o realizarles la prueba, con previa autorización del Ministerio de Salud, y cumplir con las condiciones óptimas para brindar el servicio.

Además, estipula que los titulares de las Secretarías de Estado y presidentes de instituciones autónomas deberán presentar cada mes a la Asamblea un informe detallado y sistematizado de la ejecución de los fondos utilizados, independientemente de su fuente de financiamiento, durante todo el período de la pandemia.

El país deberá permanecer por ocho días más en cuarentena general, a partir de la entrada en vigencia de la ley. Posterior a dicho plazo, se habilitarán las actividades del sector privado con las medidas y limitantes, mientras que el sector público se incorporará a sus actividades quince días después de la entrada en vigencia de este decreto. Estos períodos están sujetos a una prórroga de considerar que, en los primeros días otorgados, los contagios de coronavirus no disminuyen.

El transporte público y privado de pasajeros, así como el transporte de carga, podrá circular siempre que se guarden los protocolos sanitarios y de distanciamiento social. Durante el período de la cuarentena, el transporte público circulará lo necesario para movilizar a las personas que están habilitadas para circular durante la cuarentena general.

Estado de emergencia

Durante los 15 días de la emergencia nacional, el mecanismo de compra directa se aplicará para las adquisiciones y contrataciones que lleven a cabo las instituciones públicas que se encuentran relacionadas con el COVID-19, de medicamentos, productos farmacéuticos, insumos y dispositivos médicos, y demás productos relacionados con la prevención y el tratamiento clínico de la enfermedad; estas contrataciones, a partir del tercer día de la adquisición, se harán bajo los principios de la Ley de Acceso a la Información Pública, principio de máxima publicidad, disponibilidad, prontitud, integridad, igualdad, sencillez, gratuidad y rendición de cuentas.

De igual forma, se suspenden por quince días los términos y plazos procesales en los procedimientos administrativos y procesos judiciales, cualquiera que sea la materia y la instancia en la que se encuentren.

Fases de la apertura gradual de la economía

La Fase I: el sector privado iniciará las labores con las medidas sanitarias requeridas, a partir del 8 de junio, y el sector público las iniciará el día 13 de junio, dicha etapa finalizará el día 3 de julio. En este tiempo, se habilita a laborar a todos los centros de trabajo y deberán ajustar sus Programas de Gestión de Prevención de Riesgos Ocupacionales.

Las personas mayores de sesenta años que laboran lo podrán hacer de forma escalonada o por jornadas tanto en el sector público y privado.

Podrán reaperturar labores los aeropuertos, fronteras terrestres y marítimas, sus oficinas de aduana y migración, para la repatriación de los salvadoreños, su familia nuclear y extranjeros residentes que se encuentran en el exterior conforme al plan de retorno presentado por el Gobierno, y para transporte de carga, ambulancias aéreas y servicios postales de courier y logísticos. Los puertos y sus respectivas oficinas de aduana y migración, únicamente, podrán operar para la pesca y para transporte de carga y servicios postales, de courier y logísticos.

La Fase II: iniciará del 4 al 24 de julio, aquí se permitirá la apertura de iglesias y lugares de culto, guardando el distanciamiento mínimo de uno punto cinco a dos metros, observando las buenas prácticas sanitarias propias por la pandemia, durante la permanencia, así como para la entrada y salida de los mismos. 

Los restaurantes, cafetines y en general lugares de servicio de alimentos deberán mantener una separación entre mesas de al menos dos metros, atendiendo grupos familiares o personas que habiten en el mismo espacio físico.  Entran en dicha fase.

La fase III: iniciará desde el 25 de julio hasta el 14 de agosto, aquí se permitirá la apertura de las iglesias y lugares de culto, centros de convención y salas de recepciones hasta en un 50% de sus respectivas capacidades, se autorizará la apertura de las operaciones aeroportuarias para el tráfico de pasajeros internacionales, cumpliendo con los protocolos de sanidad emitidos por las autoridades de aeronáutica civil. 

La Fase IV: iniciará el 15 de agosto en adelante, y se permitirán todas las actividades suspendidas. Las actividades presenciales de educación inicial, parvularia, básica, y media, así como las actividades académicas extracurriculares. Los espectáculos y eventos deportivos públicos, excepto los estadios de fútbol, los cuales pueden ser utilizados con un distanciamiento de dos metros, el transporte recreativo y turístico, ferias, fiestas patronales, cines y teatros, piscinas, establecimientos para deporte con contacto, casinos y loterías, parques acuáticos y turicentros, en lo que respecta a la atención al público.

Medidas de higienización para evitar propagación de COVID-19 en centros de trabajo

Para el retorno de los empleados a sus labores, se deberá cumplir con programación escalonada de ingresos y salidas, debiendo evitar el uso de aparatos biométricos o por escrito que impliquen la concentración o acumulación de personas para registrar dicha información, organizar el trabajo de manera que permita el distanciamiento físico entre las personas; para ello, se deberá de fijar rótulos  en determinadas  áreas, indicando el aforo máximo permitido; reducir las actividades presenciales, haciendo uso de llamadas telefónicas, correos electrónicos e incluso celebrar reuniones virtuales en lugar de reuniones presenciales.

Una ley de este tipo fue emitida por los diputados el pasado 18 de mayo; sin embargo, la misma fue vetada por el presidente de la República por considerarla inconstitucional. La normativa que hoy se emitió es el resultado de un esfuerzo conjunto entre el Legislativo y delegados del Gobierno, quienes, durante cinco días consecutivos y en largas jornadas, buscaron acuerdos y consensos para que se aprobara esta ley.