Viernes, 22 Marzo 2019 01:57

Ministro de Hacienda: “El Ejecutivo no tiene por qué responder a lo que hace el Legislativo”

Escrito por Lourdes Quintanilla

Los diputados aprobaron un incremento al FODES que reciben las municipalidades cada año. Este incremento requerirá por lo menos US$95 millones a los ingresos que recibe el fisco, de acuerdo a los primeros cálculos del Ministerio de Hacienda.

La propuesta del aumento fue objeto de varias críticas. Hubo recomendaciones para no hacerlo de manera automática, pues tal cual se aplica ahora no es eficiente ni equitativo. Aún así, el dictamen para subirlo fue aprobado con 67 votos en la sesión plenaria del jueves 21 de marzo. De acuerdo a la versión original del referido dictamen, esta modificación debería aplicarse en 2020.

El titular de Hacienda, Nelson Fuentes, señaló que “en El Salvador hay independencia de poderes. El Ejecutivo no puede responder por lo que hace el Legislativo”. Con estas palabras, el funcionario sugiere que la medida no es conveniente, por la delicada situación de las finanzas públicas.

El FODES se calcula a partir de los ingresos del fisco. Si se aplicara en 2019, por ejemplo, solo ese 2 % que se aprobó requeriría US$95 millones adicionales, que se sumarían a los US$374.92 millones ya programados. En caso de que el presupuesto para 2020 aumente, entonces, desde luego serán más que US$95 millones el requerimiento extra.

Fuentes manifestó: “Respondemos por lo que hemos hecho durante esta gestión en materia de mejorar las finanzas. El próximo gobierno deberá tomar las medidas correspondientes para asegurar la sostenibilidad fiscal”.

De hecho, el presidente electo, Nayib Bukele, advirtió antes de la sesión plenaria que aumentar el FODES dañaría más a las finanzas públicas. En un hilo de tuits, Bukele señaló que habría consecuencias, por ejemplo, un incremento en los intereses que paga el Estado salvadoreño por su deuda. Es decir, el dinero que pida prestado el país podría volverse más caro al conseguirlo.

Además, el aumento del 2 % al FODES puede entrar en conflicto con el artículo 14 de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF): cada gasto nuevo que se apruebe debe tener, con anticipación, el ingreso que lo va a sostener.

En el dictamen se mencionan cuatro fuentes de ingresos con las que “podrán financiarse” las transferencias del FODES. Ninguna tiene relación directa con este fondo, tomando en cuenta que se trata de un fondo especial. El FOVIAL, por ejemplo, tiene un ingreso directo —que al final tampoco alcanza para las necesidades—. Cuando menciona el texto aprobado que se pueden usar donaciones, préstamos y bonos, los legisladores están tomando en cuenta un ingreso que ni es propio, ni tiene relación directa, ni siquiera es seguro de obtenerlo porque no ha sido negociado. Por eso no se ajusta al artículo 14 de la LRF.

¿De qué otra manera se reflejará el FODES, por alcaldía? Siempre con base en los datos de 2019, la alcaldía de San Salvador tendría asignados US$1.38 millones para el año, es decir, más o menos US$115,033 cada mes. La alcaldía de San Miguel tendría US$1.08 millones asignados para el año, que serían unos US$89,796 al mes. Otras alcaldías con administraciones más pequeñas, como Cinquera, tendrían US$110,294 para el año y US$9,191 para cada mes. San Isidro Labrador tendría US$98,588 para el año y US$8,215 para el mes. La diferencia es, además, que los municipios pequeños son mucho más dependientes del FODES que los municipios grandes.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había advertido, en un estudio que presentó este mes, que la manera en la que se ha estado distribuyendo el FODES no permite que todos lo aprovechen igual. En sus recomendaciones en cuanto al endeudamiento, el BID consignó: “No aumentar el FODES”. Más bien, recomiendan ajustar la fórmula y volver a calcular la proporción por municipio.

También la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) argumentó la inconveniencia de aumentar el FODES. De acuerdo a un informe que presentaron esta semana, los criterios de asignación necesitan actualizarse y adecuarse al nivel de deuda, para que sean sostenibles. Por otro lado, señalaron que las municipalidades ocupan las tres cuartas partes del FODES que les corresponde en gasto de funcionamiento, administrativo. El 25 % restante, en promedio, se usa para obras e inversión.

Tanto el BID como FUSADES recomiendan usar los censos más recientes para replantear la transferencia.