Martes, 29 Enero 2019 11:47

La acusación criminal de EE.UU. contra Huawei agrava la guerra comercial con China

Escrito por Agencias
La acusación criminal de EE.UU. contra Huawei agrava la guerra comercial con China Referencia

Los cargos criminales de Estados Unidos contra el gigante de las telecomunicaciones Huawei agravan la guerra comercial con China. A pesar de la tregua vigente hasta el 1 de marzo, la acusación contra esta multinacional china ha vuelto a desatar todas las hostilidades entre ambos países.

El lunes, el Departamento de Justicia estadounidense presentó 23 cargos contra Huawei y su directora financiera e hija de su fundador, Meng Wanzhou, quien fue detenida en diciembre en Canadá por orden de un tribunal de Nueva York. En libertad bajo fianza, Meng espera en Vancouver que se resuelva su extradición. Entre los presuntos delitos que se imputan a la compañía, líder mundial en equipos de telecomunicaciones y segundo fabricante de móviles tras Samsung, destacan fraude bancario, obstrucción de la justicia y robo de tecnología.

Según consta en la denuncia, la firma china presuntamente ocultó su relación con dos compañías subsidiarias, Huawei Device USA y Skycom Tech, para violar las sanciones contra Irán impuestas por EE.UU. para frenar su programa nuclear.

En principio, ese fue el motivo del arresto de Sabrina Meng, como también es conocida la directiva de Huawei, cuando hacía una escala aérea en Vancouver el 1 de diciembre. Una detención que también ha provocado una gravísima crisis diplomática entre Canadá y China, que ha respondido arrestando a dos ciudadanos de dicho país por «dañar la seguridad nacional». Además, el Departamento de Justicia acusa a Huawei de robar la tecnología de una compañía, T-Mobile, que tiene un robot que imita los dedos humanos para probar los móviles durante 24 horas seguidas.

«Durante años, las compañías chinas se han saltado nuestras leyes de exportación y minado las sanciones, usando con frecuencia los sistemas financieros de EE.UU. para facilitar sus actividades ilegales. Esto se va a acabar», prometió el secretario de Estado de Comercio, Wilbur Ross, según informa la BBC.

Por su parte, el director del FBI, Christopher Wray, aseguró que «estos cargos muestran supuestamente el descarado desprecio de Huawei por las leyes de nuestro país y las prácticas empresariales globales». A su juicio, compañías como la multinacional china «entrañan una doble amenaza, para nuestra economía y la seguridad nacional».

Respondiendo a estas acusaciones, Huawei ha emitido este martes un comunicado donde se muestra «decepcionada al conocer los cargos presentados». Como viene manteniendo desde la detención de su directora financiera en Canadá, la multinacional niega que ella, su subsidiaria o filial hayan cometido «cualquiera de las infracciones de la ley de EE.UU. expuestas en cada una de las acusaciones» y asegura no tener conocimiento «de ningún delito por parte de la Sra. Meng».

Con respecto a la acusación de robo de secretos comerciales, la declaración oficial señala que «ya fueron objeto de una demanda civil que fue resuelta por las partes después de que un jurado de Seattle no encontrara daños ni conducta intencionada o maliciosa».

También han reaccionado con dureza el autoritario régimen chino, que luce a Huawei como el buque insignia de su innovación tecnológica y tiene a su fundador, el antiguo militar Ren Zhengfei, como uno de los más ilustres miembros del Partido Comunista.

«EE.UU. ha estado usando el poder del Estado para manchar y atacar a unas empresas chinas determinadas, destruyendo las legítimas operaciones de estas compañías», denunció en un comunicado el portavoz del Ministerio chino de Exteriores, Geng Shuang, recoge el periódico «South China Morning Post». Aunque en su opinión «hay una fuerte motivación política y manipulación detrás de ello», prometió que «China está decidida a proteger los derechos legítimas de sus compañías».