Miércoles, 27 Noviembre 2019 16:06

Fusades: Economía salvadoreña pierde dinamismo

Escrito por

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), destacó en el análisis económico más reciente, que el país pierde dinamismo en la actividad económica producto de la desaceleración a la que se enfrenta el país.

Fusades presentó algunas consideraciones económicas referidas al último análisis económico del trimestre con el objetivo de identificar la tendencia que muestra la actividad económica más reciente del país y está según los especialistas se vislumbra a la baja (perdida), pese a la percepción en el clima de inversión que se mantiene positiva y sigue creciendo.

La Índice de Confianza Empresarial alcanzó el 131.3 a octubre de este año, lo que significa que fue el tercero más alto desde 2003. El componente de expectativas en promedio se muestra con alza en 128, pese a las condiciones que son bajas, en 111.6. El Índice de Confianza de los Consumidores se muestra desde junio con aceleramiento.

En cuanto a las finanzas públicas, el déficit fiscal se había venido reduciendo para 2018, pero para este año según la previsión oficial es por US$832.2 millones y los datos del proyecto del Presupuesto para 2020, la brecha va en aumento. Un ahuste de tres puntos del PIB, que la Ley de Responsabilidad Fiscal estableció debió de realizarse entre el 2017-2021.

Asimismo, la deuda de corto plazo o Letras del Tesoro (LETES), registró un ascenso significativo, entre diciembre de 2018 y septiembre del corriente, dicho incremento va de US$149.4 millones, el cual deja un saldo actual de US$966 millones, acercándose al máximo histórico de US$1,072.6 millones el cual se registró en diciembre de 2016.

Mientras, que el Sistema Financiero es el pilar más competitivo del país, los resultados del Índice Global de Competitividad (IGC), detallan que El Salvador se ubicó en la posición 103 sobre la base de 141 naciones evaluadas este año, en el que se observó un retroceso de cinco puntos, en relación al año anterior.

No obstante, la demanda del crédito muestra una desaceleración. En el mes de septiembre el crédito alcanzó US$14,298 millones, esto implicaba un crecimiento de 5.4 %. Este comportamiento se debe al menor ritmo de expansión de los sectores productivos con el 6.3 % cuando habían alcanzado 9 % en marzo pasado. Pese a ello, la demanda del financiamiento de los hogares mejoró a 4.6 , frente al 4.2 % de marzo.